Toxina botulínica

botox

La autorización para el uso de la toxina botulínica es otorgada por la consejería de Sanidad exclusivamente a los centros que cumplen con todos los requisitos específicos para ello.

El tratamiento consiste en inyectar con una aguja muy fina en unos puntos muy precisos una pequeña cantidad de una solución que contiene toxina botulínica diluida. Con ello conseguiremos relajar los músculos responsables de la mímica facial, que contraemos al gesticular o expresarnos.

La indicación son las arrugas de expresión, obteniéndose los mejores resultados en las arrugas horizontales de la frente, entrecejo ,patas de gallo.

Realizado por manos expertas, produce resultados estéticos realmente satisfactorios sin efectos colaterales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Acepto

Traducir/Translate »